Blog

Bullying en México

Bullying en México

El hostigamiento o acoso escolar, conocido comúnmente como “Bullying”, es un problema creciente en todo el sistema educativo en nuestro país. Entendido éste como el maltrato verbal, psicológico, social o físico entre escolares.

La definición de Dan Olweus[1] dice que “un estudiante se convierte en víctima de acoso escolar cuando está expuesto, de forma reiterada y a lo largo del tiempo, a acciones negativas llevadas a cabo por otro u otros estudiantes”.

A partir de esta definición el Bullying consiste en señalar y criticar todo cuanto hace, dice o piensa la víctima. Incluso, no hace falta que haga o diga nada, cuando un alumno se convierte en el centro de atención de un grupito, la sola presencia es suficiente para provocar burlas, hacer explicito el rechazo e incitar el desprecio de los demás.

Es importante saber que el Bullying es “sistemático” y tiene como finalidad someter al más débil. El Bullying consiste en hacer énfasis en quien es diferente, ya sea por el color de su cabello, la estatura, el sobrepeso, su vestimenta, si sus padres están separados, la zona en la que vive, algún defecto físico, usar anteojos e incluso por destacar en clase.

El Bullying psicológico ataca la autoestima y puede producir temor. El verbal es el más doloroso pues sólo deja huella en la víctima. Los insultos minan la autoestima mediante apodos, humillaciones y menosprecio en público. El social busca apartar o exiliar al individuo del resto de los compañeros o el grupo. Y el físico, se ejerce mediante golpes y acciones que lastiman la integridad de los pequeños, pero también puede ser indirecto, cuando se producen daños materiales en los objetos personales de la víctima o al robarle sus pertenencias.

En síntesis, el Bullying es capaz de doblegar la mente y escalar a niveles en los que no se puede tener control de las emociones y derivar en las peores decisiones.

De acuerdo con el estudio realizado por la ONG Internacional Bullying Sin Fronteras, tristemente somos el primer lugar a nivel mundial de este tipo de casos, seguidos por EEUU, China, España y Japón. En nuestro país, 7 de cada 10 niños sufren todos los días algún de tipo de acoso, de acuerdo con dicho estudio[2].

De los 25 millones de estudiantes matriculados en primaria y secundaria, más de 18 millones de estudiantes en México han denunciado haber sido víctimas de acoso escolar, por lo que no es un tema menor y debería ocupar los primeros lugares en la agenda de prioridades del gobierno federal en la presente administración. Es pertinente que se delinee la ruta crítica, protocolos y acciones que permitan garantizar la prevención, atención y erradicación de la violencia escolar, con la finalidad de que se garantice la protección de todas las víctimas de Bullying.

A partir de lo anterior enfatizaré cuatro elementos:

  • Según la OCDE, México cuenta con el ambiente escolar más violento y sólo 1 de cada 10 alumnos reciben una atención especializada.
  • Ha aumentado el índice de suicidios de menores entre los 10 y los 13 años.
  • Uno de cada 6 suicidios está correlacionados directamente al Bullying[3].
  • Los principales estados en donde se concentra este fenómeno es el Estado de México, Jalisco, Distrito Federal, Veracruz, Guanajuato, Chihuahua, Nuevo León, Puebla y Tabasco.

Si bien es cierto, algunos niños recurren a sus familiares para sincerarse de la situación que están viviendo, en otros casos, los menores de edad no tienen el valor para compartir sus problemas y aún y cuando puede haber señales que advierten un cambio en el comportamiento del menor, desgraciadamente la cotidianidad en la que estamos inmersos, minimiza la trascendencia de estos episodios y perdemos de vista el sufrimiento que están experimentando nuestros hijos, hermanos o compañeros.

La Fundación “Dime y Juntos lo Hacemos”, A.C, considera que nuestra sociedad no puede ser ajena a este tema y es nuestra responsabilidad colocar en la agenda de prioridades la estabilidad emocional de nuestros hijos.

Está en nuestras manos contener la evolución de Bullying, ya que se corre el riesgo de que los grandes talentos que inician su formación, prefieran el anonimato ante la amenaza de ser objetos de la violencia y de envidia por parte de sus compañeros.

Finalmente, nuestra Fundación exhorta a las autoridades educativas para que se considere un programa piloto, para que en los planteles educativos se acondicione un espacio para la atención del Bullying y, aún más importante, que en cada escuela exista un profesional en psicología, con objeto de que las víctimas de violencia reciban la atención correcta, oportuna y vital para evitar una tragedia de la que podamos arrepentirnos.


[1] El Dr. Dan Olweus es a menudo considerado como el pionero “en el estudio de la intimidación y su investigación.” Él ha pasado varias décadas investigando el tema de la intimidación para ayudar a proteger a los niños en las escuelas y aplicación de valores. Hoy, el Dr. Dan Olweus es conocido por ser quien más ha estudiado y adoptado ampliamente programas de prevención del acoso en el mundo.

[2] https://bullyingsinfronteras.blogspot.com/2017/03/bullying-mexico-estadisticas-2017.html

[3] http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/09/10/1045113