Blog

La desigualdad en México: un reto para la educación

La desigualdad en México: un reto para la educación

En los últimos cien años, nuestro país ha transitado por cambios profundos en su configuración política y social. Incluso, fue necesario hacer uso de las armas para anclar principios de democracia y libertad que no existían en el pasado y con el correr de las décadas se han superado parcialmente las agudas diferencias en la forma de interactuar en la sociedad mexicana.

En este orden de ideas, México ha evolucionado en el pensamiento y nos hemos configurado en una sociedad más inclusiva y empática en el reconocimiento de los derechos de los más desprotegidos y quienes fueron invisibles durante décadas ante los ojos de los programas sociales y de las políticas públicas.

En razón de ello, el lado oscuro de la Justicia Social está vinculada con conceptos como la Pobreza, el Desempleo, la Migración, la Violencia Política, la Exclusión tanto Social como Política e incluso la Inseguridad. Éstas, son variables que, a pesar de combatirlas en sexenios anteriores, siguen obstaculizando el desarrollo de nuestra sociedad y están frenando la libertad de muchos jóvenes para desenvolverse en ámbitos en los que no se te valore por el tono de tu piel o evitar que se te discrimine por la universidad de la que eres egresado.

La justicia social entendida como un mandamiento para la mejor cohabitación de los individuos y el desarrollo comunitario, nos obliga a acentuar nuestra atención en lo que está ocurriendo con los más jóvenes en nuestro país, ya que, en los últimos años, la violencia ha aturdido drásticamente los pilares que soportan el tejido social en nuestro país.

Hoy, los jóvenes se enfrentan a un sinfín de retos que están alterando su vida cotidiana. Las pandillas y el crimen organizado están reclutando con cierta facilidad a todos aquellos que no tienen acceso a la educación de calidad o que no encuentran en el sistema educativo una alternativa real para progresar y obtener una remuneración que satisfaga sus necesidades y anhelos.

A pesar del esfuerzo del Estado por ofrecer una educación de calidad a los mexicanos, sigue haciendo falta una reconfiguración de “la ecuación” en donde el que estudie obtendrá un empleo bien remunerado, mejorará su calidad de vida y accederá a grandes oportunidades de desarrollo profesional. La realidad es otra, muchos cruzan la frontera en búsqueda de un mejor empleo y los que se quedan, a pesar de tener un titulo universitario o de ser doctores en ciencias, los encuentras conduciendo un taxi.

En razón de lo anterior, necesitamos hacer creíble la expresión que “con esfuerzo y dedicación en la escuela se puede salir adelante”. Sólo así, será posible avanzar como sociedad y atenuar la deuda historia que ha significado la marginación y discriminación en nuestro país.

Y mientras lo anterior no ocurra, seguiremos dando vueltas en el vertiginoso remolino de la era del consumismo, en donde los más jóvenes son acosados por las redes sociedad y obligados indirectamente a trascender y ser admirado por todos. En donde los ojos del mundo están sobre ti y para saciar las expectativas sociales debes vestir, comer, vivir, viajar o tomar la mejor foto que te permitan obtener el mayor número de LIKES y así, ser aceptado en un determinado grupo social.

Tal parece que la era digital en la que estamos viviendo, también es un factor que ha venido a potenciar las diferencias entre la población y hacer aún más explícitas las desigualdades que siguen existiendo entre nosotros. Por lo que no es raro que un joven que desea impresionar a sus amigos o a la novia, o cambiar radicalmente su vida ante la pobreza y marginación en la que vive su familia, acepte la invitación de las bandas delictivas con la promesa de amasar una fortuna sin la necesidad de estudiar o trabajar largas jornadas durante toda la vida.

Es ahí donde radica la necesidad de sumarse al esfuerzo del gobierno federal, de promover los beneficios del estudio y de vivir una vida alejado de las adicciones.

La Fundación DIME y JUNTOS LO HACEMOS ofrece múltiples actividades educativas y de esparcimiento para vivir una vida plena.

Te invitamos a visitar nuestra página oficial y a sumarte al esfuerzo de cambiar vidas de manera positiva.

Con tu apoyo y participación seremos una mejor sociedad y con la ayuda de todos, la educación tiene que ser la piedra angular para abatir la desigualdad que existe en nuestro país.