Violencia contra la mujer
26 abril, 2019
Conoce al colectivo 50+1: en beneficio de las Mujeres de México
6 mayo, 2019
Ver Todo

Ser Joven en México, los retos que se viven

Seguramente en la etapa de la niñez, muchos nos cuestionamos qué queríamos ser de grandes o qué íbamos a estudiar. Hoy en día, para los más jóvenes, posiblemente es más sencillo estudiar y muchos cuentan con el apoyo de sus padres para poder estudiar la carrera que más les gusta.

Lo cierto es que a mediados del siglo pasado, es decir, en la época de juventud de muchos de nuestros abuelos, quien tenía la oportunidad de estudiar una carrera universitaria se le consideraba un joven privilegiado, pero muchos de nuestros conocidos tuvieron que dejar de estudiar para colaborar con el ingreso familiar.

A pesar de las adversidades que representan las carencias económicas, muchos jóvenes salieron adelante trabajando medio tiempo y haciendo tareas y estudiando en las noches. Así, nuestros padres y familiares concluyeron sus estudios a base de mucho esfuerzo. El resultado de dicho sacrificio fue la adquisición o construcción de una casa, la compra de un carro y, en otros casos, el éxito de algún negocio.

Retomando la pregunta original, hoy en día los jóvenes toman muy en serio la decisión respecto a “qué van estudiar”, ya que el desempleo es uno de los temores más importantes que incide en la decisión de la juventud. Según datos de OCCMundial, una de las casas de bolsa de trabajo en línea con mayores usuarios en México, hay 10 carreras preferidas por los jóvenes:

  1. Criminología
  2. Ingeniería Ambiental
  3. Ingeniería en Procesos y Operaciones
  4. Psicopedagogía
  5. Fisioterapia
  6. Diseño
  7. Ingeniería en Alimentos
  8. Negocios
  9. Formación Docente para otros Servicios Educativos
  10. Traducción (Aprendizaje de otro Idioma)

Seguidas de:

  1. Derecho
  2. Medicina

Sin embargo, la gran disyuntiva de elegir una carrera es la saturación del mercado laboral y la debilidad de las políticas públicas para impulsar decididamente la innovación y el emprendimiento de nuestra juventud mexicana. Por lo que en muchos casos los jóvenes escuchan el consejo de los adultos de dedicarse a algo que deje dinero o que pueda ser una fuente de ingresos seguro.

Por otro lado, algunos datos que nos da a conocer el estudio “Profesionistas del futuro o futuros taxistas[1]”, señala que 2 de cada 5 universitarios menores de 30 años están desempleados, por esta razón te pregunto, a cuánta gente conoces que son víctimas de la desesperación y por necesidad trabajan en actividades alejadas de su perfil profesional (ejemplo, ser taxistas o se emplean en el comercio informal).

Una medida que trata de aminorar este problema que aqueja a los jóvenes actualmente, es el programa social orientado a todos aquellos que buscan obtener experiencia laboral a través de pasantías en el sector público o privado para fortalecer sus habilidades laborales.

Por lo tanto, para que el futuro de los jóvenes sea prometedor consideramos fundamental apoyar a los jóvenes en sus sueños empresariales. No criticar o juzgar sus sueños. Como familiares y amigos, debemos orientar a los más jóvenes sobre las alternativas para llegar a su objetivo e incentivarlos a indagar en los programas sociales y las becas de gobierno que posibiliten sus aspiraciones profesionales.

Recientemente el Gobierno Federal dio a conocer el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, con lo que se propone vincular a 2 millones 300 mil jóvenes con el sector laboral.

El objetivo es ofrecerle una oportunidad laboral a quienes han tocado las puertas de las empresas buscando una oportunidad para demostrar sus habilidades e ingenio, pero que desafortunadamente no habían sido considerados por las empresas que dudan mil veces antes de contratar a un joven sin experiencia.

Por esa razón, la Fundación “Dime y Juntos lo Hacemos”, A.Cte invita a que conozcas los detalles de este programa federal y accedas a una oportunidad que anteriormente estaba negada para muchos. Es la hora de ser parte del cambio y demostrarles a todos el ímpetu y talento mexicano, el deseo de trascender y por lo que dedicaste tantos años de desvelo y sacrificio.

Ser joven no es malo, es la etapa más increíble, en la que las dudas, los miedos y las frustraciones nos permiten generar cimientos sólidos para llegar a una madurez plena. Ser joven, es la etapa de la que queremos salir para ser adultos sin darnos cuenta que siendo adultos nos gustaría regresar a nuestra juventud. Tal y como lo dijo Joseph Conrad: “Recuerdo mi juventud y aquel sentimiento que nunca más volverá. El sentimiento de que yo podría durar más que todo, más que el mar, más que la tierra, más que todos los hombres”. Disfruta tu juventud, pues terminará antes de lo que crees.

 

[1]http://www.scielo.org.mx/pdf/ries/v2n4/v2n4a1.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *